Los beneficios del Árbol de Té

04/03/2016

¿Cómo lleváis la semana? ¿Preparando ya el fin de semana?


Muchos de vosotros me habéis preguntado qué es y para qué sirve el Árbol de Té. Así que hoy vamos hablar sobre él.  



El Árbol de Té (Melaleuca alternifolia) es un árbol perenne de la familia de las mirtáceas originario de Australia. Los aborígenes lo empleaban para las heridas y ulceraciones de la piel. Sin duda es uno de los aceites esenciales más utilizados en el mundo, reconocido por sus múltiples propiedades y usos. Hablamos de un potente antisépticos de uso tópico, bactericidas de amplio espectro y antifúngico. Si tenemos que destacar algo sobre el Árbol de Té, es que siempre ha sido una especie silvestre de la que el ser humano ha obtenido grandes beneficios por las propiedades ya mencionadas.

 

Antes de su comercialización y expansión, su cultivo crecía sobre terrenos principalmente pantanosos, acompañados de una fauna típica de un clima tropical. La especie Melaleuca alternifolia crece en otros terrenos más fáciles de trabajar, por lo que las tareas de recolección han sido más sencillas. Este árbol es endémico de Australia. Puede llegar a medir 10 metros de altura y sus finas hojas acompañadas de unas flores blanquecinas. Su extracción se lleva a cabo mediante procesos industriales muy cuidados para mantener sus propiedades esenciales. El método principal es la extracción a través de la destilación al vapor, con alambiques. De esta forma consigue separar el aceite de árbol del té puro de las demás impurezas.

 

Para qué sirve?


He de decir, que para mí, el aceite de Árbol de Té es uno de mis preferidos. Se conoce como antimicrobiano y antiséptico o también como remedio para los piojos, pero la verdad es que sirve para mucho más. Ahí van algunas de las principales propiedades de éste aceite:

- Es antimicrobiano. Combate todo tipo de microorganismos, ya sean bacterias u hongos. Por eso es un remedio natural famoso en la infección del pie de atleta.

 - Analgésico local: se aplica en lesiones dérmicas e inflamaciones como la artritis. Se añaden de 5 a 8 gotas de esencia a 60 ml de aceite de jojoba o semillas de uva y se masajea la zona afectada tres veces al día.

- Se emplea como antiviral en casos de constipados y catarros, gripes o dolores de garganta y otitis.

- Antiacneico. Algunos especialistas, al igual que ocurre con el argán, lo recomiendan para tratar los granitos del acné leve, pero también en eczemas o dermatitis. destruye la bacteria que infecta los folículos y regula la secreción sebácea. Se aplican unas gotas en el área afectada dos veces al día, o se añaden 40 gotas a un jabón facial líquido y se lava con él una o dos veces al día. Pero antes de usarlo, consulta a tu médico.

- Cicatrizante: Como la rosa de mosqueta, el aceite de árbol de té favorece la cicatrización de heridas, ayudando también en su desinfección. Nunca se debe aplicar sobre una herida abierta, ya que no puede entrar en la circulación bajo ningún concepto, sino alrededor.

- Antifúngico: los baños de asiento con unas gotas de esencia alivian la infección y eliminan el picor en la candidiasis vaginal.

- Antiinflamatorio tópico: mitiga la psoriasis y la otitis. En la otitis se diluyen tres gotas de esencia en media taza de aceite de oliva caliente y se echan unas gotas de la mezcla en el oído, inclinando la cabeza hacia un lado un minuto. Se repite varias veces al día.



Precauciones!!

Aunque el aceite de árbol de té sea para muchos un aceite milagroso, hay que tener siempre cuidado. Como cualquier otro extracto oleoso medicinal, también tienes que tener en cuenta y conocer todas sus contraindicaciones y algunos efectos secundarios probables. Antes que nada, esto es informativo y no pretende sustituir al consejo médico profesional. Si tienes cualquier otra duda visita a tu médico de cabecera. A continuación puedes ver algunos efectos adversos.


Reacciones alérgicas. Si normalmente padeces alergia a plantas o vegetales, probablemente puedas desarrollar reacciones histamínicas, sobre todo si pertenecen a la familia de los arrayanes.

Pequeñas irritaciones por uso tópico. Para evitarlo, dilúyelo en otros aceites como el de jojoba o coco. Si tienes la piel muy sensible, hazlo en aceite de almendras dulces.

En cuanto al uso interno del árbol del té, no lo ingieras bajo ningún concepto. Hay quienes preparan soluciones para la halitosis, pero no es recomendado, mejor tómate un chicle de menta.

 

Y para acabar… algo de historia!

Como apunte histórico, se dice que el Capitán James Cook y su equipo fueron quienes pusieron el nombre a este árbol, al usar sus hojas como sustituto del té, así como para condimentar la cerveza. Por otra parte, los soldados australianos que participaron en la primera guerra mundial llevaban aceite del árbol del té para usarlo como desinfectante, originando así una alta demanda de su producción.

Archivado en: Plantas
Etiquetado con: plantas

Comentarios

Código de validación
reload