Celulitis; el enemigo presente de las mujeres

12/04/2016

Hola amigas! ¿Cómo lleváis la semana? Espero que genial! Hoy vamos hacer un post exclusivamente para ellas. Es un tema que muchas de nosotras sufrimos: celulitis. Una preocupación generalizada que hasta se puede llegar a convertir en un complejo, un punto débil del físico por su aspecto antiestético.

¿A qué nos enfrentamos? ¿Qué es la celulitis?

La llamada piel de naranja es una alteración del tejido conjuntivo, del sistema circulatorio y del sistema linfático que acaba formando nódulos adiposos de grasa debajo de la piel. Estos confieren a la piel un aspecto acolchado que suele manifestarse en caderas, muslos, nalgas y brazos.

Además, las células de grasa muy llenas tienen un efecto mecánico negativo. Efectúan presión sobre los finos capilares del sistema linfático y de la circulación de la sangre reduciendo el transporte de oxígeno y el flujo de líquidos de la célula y de las sustancias que debe eliminar el metabolismo.

A parte de una predisposición genética y la constitución personal, existen otros factores que favorecen la formación de celulitis que –por suerte- se pueden modificar y mejorar así la apariencia de la piel.

¿Cuáles son esos factores que nos provocan la celulitis?

Alimentación: la celulitis empeora cuando, a través de la alimentación, el cuerpo recibe más energía de la que necesita en realidad. No puede quemarla y la grasa que sobra se acumula sobre todo en el tejido conjuntivo de caderas, nalgas y muslos. OJO! No necesariamente hay que bajar de peso para poder eliminar la celulitis sino de tener un bajo porcentaje de grasa corporal.

Falta de ejercicio: la vida sedentaria y la falta de actividad física, puede afectar a la circulación sanguínea, lo que ayuda a la aparición de la celulitis.

Variaciones de peso súbitas: perder y ganar peso de manera frecuente debilita los tejidos conectivos, lo que produce más celulitis. Para reducirla hay que cambiar a un estilo de vida más saludable y no buscar curas milagrosas o hacer dietas Express.

Alcohol y tabaco: el alcohol ayuda al proceso de formación de la celulitis, dado que las calorías que nos aporta se transforman directamente en grasa en nuestro organismo. Y por otro lado, el tabaco es un potente vasoconstrictor que perjudica la microcirculación.

Las hormonas: las hormonas femeninas, estrógeno y progesterona, pueden estimular el desarrollo de la celulitis. Esto se debe a que los estrógenos hacen más flexible el tejido conjuntivo, y por otra parte determinan el número y la ubicación de las células de grasa en nuestro cuerpo, mientras que la progesterona causa retención de líquidos, aumento de peso y venas más débiles.

El embarazo: durante este periodo, aumenta la retención de líquidos y se multiplican las hormonas. Estas hormonas debilitan los tejidos conectivos, incluidos los tejidos en las paredes de las venas y vasos linfáticos.

Conocemos su origen y sabemos como prevenirla y tratarla a través de un cuidado integral. Sólo 3 pasos:

PRIMER PASO: CUIDADO CORPORAL

Finas perlas de ceras naturales, agua pura y el aroma estimulante a aceites esenciales naturales: todo empieza en la ducha! Para ello te recomendamos el exfoliante corporal Abedul. Sus diminutas perlas de cera natural estimulan, a través del masaje, la micro-circulación de la piel. La crema limpiadora sin conservantes ni colorantes, ni perfumes sintéticos, elimina con suavidad las células muertas, respetando en todo momento el equilibrio natural de la piel.

Pero el ritual no sólo acaba aquí: el aceite de Abedul para la celulitis, nos ayuda a reducir el volumen y la celulitis. Activa el metabolismo de la piel y facilita la circulación de los líquidos. Además tiene un efecto reafirmante que ayuda a reforzar las fibras de colágeno evitando que se deformen.

SEGUNDO PASO: ALIMENTACIÓN SANA

Es un hecho que… ¡Somos lo que comemos! Una alimentación sana tiene un efecto muy positivo sobre todo el cuerpo. Desde la salud en general, pasando por la capacidad física y psíquica, hasta el aspecto físico. Por eso hay que elegir preferentemente cereales de grano completo, consumir cada día frutas y verduras y evitar comer alimentos con mucha sal o mucho azúcar.

TERCER PASO: GIMNANSIO Y DEPORTE

Para mantener la flexibilidad del organismo, no hay que minimizar la importancia de la actividad física y de una oxigenación suficiente. El esfuerzo físico es parte del drenaje de las toxinas y de los residuos del metabolismo, porque estimula la circulación sanguínea, y la sudoración. No hace falta convertirse en deportista de élite, es mucho más saludable y fácil mantenerse sano y móvil a través de actividades moderadas y regulares.

dietaShop.es te da algunos consejos para empezar una vida más saludable:

- Andar en lugar de coger el autobús o el metro.

- No dejar escapar ni una escalera. Piernas y glúteos bien entrenados que ayudan a reafirmar y reforzar el tejido conjuntivo.

- O dar largos paseos al aire libre.

¿Qué tipo de deportes se pueden aconsejan?

Deportes ideales fáciles de practicar:

1.    Walking: más rápido que pasear y más armónico que correr.

2.    Running: con un ritmo constante para las que tienen más aguante. (Para saber más sobre el Running sólo tienes que darte click aquí)

3.    Nadar: la presión del agua tiene el efecto de un masaje linfático.

4.    Bicicleta: poner en marcha pequeña para pedalear muchas veces con poco esfuerzo.

La gimnasia específica para combatir la celulitis fortalece y reafirma el tejido conjuntivo y la musculatura de las zonas afectadas y mejora la circulación de la sangre y del sistema linfático.

Tener las piernas que siempre has soñado no es tan difícil, sólo necesitas cambiar un poco tus hábitos, conocer estos consejos, dejar el sedentarismo y agregar movimiento a tu vida. Así que... ¿A qué esperas? :)


Un abrazo verde,
C.
Archivado en: Control de peso

Comentarios

Código de validación
reload