El magnesio, mineral indispensable para el deporte y el esfuerzo

26/04/2016

Buenos días amigos!

Gracias al magnesio depuramos el exceso de sustancias químicas nocivas, así como metales pesados y otras toxinas. Es fundamental también para tener mayores niveles de energía y fuerza muscular.

El magnesio forma parte estructural de nuestros huesos, músculos, sangre y tejidos diversos. El cuerpo lo necesita para producir energía, para sintetizar las proteínas y las grasas, para la actividad muscular en la contracción y la relajación, para las diversas funciones del sistema nervioso, además de usarlo para metabolizar entre otros componentes el calcio.


Aunque no se hable mucho de ello, la realidad es que más del 75% de la población tiene deficiencia de magnesio siendo, como vamos a explicar a continuación, un mineral fundamental para nuestra salud. El magnesio, al igual que la vitamina D, es multifuncional lo cual le hace indispensable para nuestro organismo y pueden ser también múltiples los perjuicios por su deficiencia en la dieta.


Las funciones del magnesio

El magnesio es un mineral que, en nuestro organismo, podemos encontrarlo sobre todo en los huesos y la musculatura, con funciones muy variadas:

- Contribuye a mantener una masa ósea normal.

- Contribuye a una síntesis proteica normal y al funcionamiento de una musculatura normal.

- Contribuye al metabolismo energético normal, muy importante en los deportistas.

- Ayuda a reducir el cansancio y la fatiga y contribuye a un funcionamiento físico normal que permite hacer deporte.

Las necesidades de magnesio

A priori, las necesidades de magnesio de una persona deportista y una persona sedentaria son muy similares: 6mg de magnesio/kg de peso/día es aproximadamente unos 360mg para las mujeres y 420mg para los hombres. Sin embargo, al realizar grandes esfuerzos, el deportista tiene una mayor necesidad de magnesio, dado que parte de éste se pierde en la sudoración y se consume en la actividad muscular.

¿Qué alimentos son ricos en magnesio?

Muchos alimentos tienen una cantidad interesante de magnesio:

- El marisco y los crustáceos.

- El cacao y el chocolate.

- Los guisantes.

- Las nueces.

- Las avellanas.

- Los copos de avena.

- Las habas.

- La berenjena, el albaricoque y el plátano.

- Algunas aguas minerales ricas en magnesio.

¿Cómo saber si me falta?

Tan solo el 1% del magnesio circula en sangre, lo cual hace que sea bastante difícil detectar su deficiencia con tan solo un análisis de la misma. Un análisis de orina o del epitelio sublingual podría orientar pero no sería algo definitivo. En realidad ninguna prueba de laboratorio es eficiente al respecto, pues el magnesio está distribuido entre tal multitud de componentes y tejidos que se hace complicado. ¿Entonces?


Tendremos que acudir a la vieja escuela observando la sintomatología. Los primeros síntomas que aparecen en la deficiencia de magnesio y que deberían tomarse en cuenta son: pérdida de apetito, dolor de cabeza, fatiga, debilidad, náuseas y vómitos.

Si los ignoramos o fallamos en el diagnóstico se pueden agravar, llegando a presentar con niveles muy bajos de magnesio: entumecimiento y hormigueo, cambios de personalidad, arritmia cardíaca, convulsiones, contracciones musculares y calambres.


Cuando la persona ya tiene algún problema de salud lo normal y natural es que el organismo solicite más magnesio del mínimo expresado, algunos de los problemas o circunstancias que pueden aumentar la demanda de este apreciado componente son:

  • Un sistema digestivo con dificultad para absorber el magnesio.
  • El abuso del alcohol también reduce los niveles de magnesio.
  • Riñones en mal estado de salud pueden sufrir perdidas en la orina.
  • También la diabetes puede llevar a perdidas en la orina.
  • Personas mayores pues la absorción disminuye con la edad..
  • Algunos antibióticos, medicamentos diuréticos y tratamientos anti-cancerígenos.


Qué paséis una genial tarde! :)

Un abrazo verde,

C.

Comentarios

Código de validación
reload