En el reino de las bacterias

19/09/2016

La flora intestinal o microbiota es el conjunto de microorganismos que viven en nuestro intestino. Se va desarrollando a partir del momento en el que nacemos y está formada principalmente por bacterias; algunas de ellas como la bifidobacterias y los lactobacilos, que son especialmente beneficiosas para nuestro organismo.

¿Para qué sirve?

De la flora intestinal se están estudiando muchos aspectos, pero se conoce que algunas de sus funciones es contribuir de forma muy directa al mantenimiento del sistema inmunitario: el 80% de nuestras defensas están justamente, en el intestino. También sabemos que actúa protegiéndonos de la acción de bacterias nocivas y que favorece la digestión de los alimentos y el tránsito intestinal. Participa activamente en la producción de enzimas que nos ayudan a metabolizar nutrientes y tiene un papel destacado en la síntesis de vitaminas. Un ecosistema multifuncional que debemos cuidar.

¿De qué se alimenta la flora?

La alimentación de la flora intestinal va a depender de lo que consumamos nosotros, por lo tanto, cuanto mejor sea nuestra dieta, mejor estará nuestra flora intestinal. Poco azúcares y grasas y cantidad suficiente de frutas, verduras, cereales y legumbres ricas en fibras.

 ¿Cómo podemos mantenerla en buen estado?

La alimentación debería aportar de forma regular probióticos, es decir, esos mircroorganismos vivos que en cantidades suficientes ayudan a mantener la flora en buen estado. Peor para ello debemos incluir habitualmente en nuestros menús que los contengan, como son los lácteos fermentados, chucrut, pepinillos….

Ahora bien, la composición de la flora no es idéntica durante toda la vida., y es importante saber que existen factores que pueden atraerla y desequilibrarla: una alimentación inadecuada o el estrés son situaciones que afectan de manera negativa al bienestar de la flora.  También suele ser muy perjudicial los tratamientos con antibióticos, el uso continuado de laxantes o los episodios de diarrea, que dejan la flora muy desequilibrada y se debilita el sistema de las defensas.

En esos casos, el organismo manifiesta algunos síntomas como hinchazón, gases o estreñimiento, por lo que puede ser ideal ‘repoblar’ la flora mediante el consumo de complementos a base de probióticos.

4 curiosidades intestinales

-       En la flora intestinal conviven unos 100 billones de bacterias de 400 especies diferentes.

-       La flora intestinal de un adulto puede llegar a pesar entre 1 o 2 kilos.

-       Algunos expertos están estudiando la relación entre la obesidad y microbiota, por lo que se empieza a plantear la posibilidad de incluir en las dietas de control de peso, complementos a base de determinados probióticos.

-       Los estudios también apuntan a que existe una relación muy estrecha entre las emociones y la respuesta intestinal.  ¿Quién no ha tenido algún que otro episodio de malestar digestivo ante una situación que genera tensión o miedo?

Lo último para tu flora

Dietisa acaba de presentar PROBIO DIGEST, lo último para el cuidado del bienestar intestinal. Una acertadísima combinación de 14 cepas de microorganismos, con extracto de hinojo, aloe vera, enzimas digestivas y FOS (fibra prebiótica) para una acción digestiva. Además; vitaminas D y B, como refuerzo inmunitario. Es una excelente ayuda para favorecer la digestión y equilibrar la flora bacteriana.


Un abrazo verde,

C.

Archivado en: Sistema Digestivo
Etiquetado con: Sistema digestivo

Comentarios

Código de validación
reload